025 Maneras de verlo

Estándar

Al cumplir los dieciocho años
Henrik el pescador abandonó la casa de sus padres.

Había nacido en el pueblo noruego de Å
y desde pequeño había querido navegar por el mundo,
así que al cumplir los dieciocho se echó al mar.

Recorrió todos los países con costa
y todas las costas con varadero,
y todos los varaderos con alguna cosa que contar.

Al final de su viaje llegó a las más lejanas tierras,
y en lo alto de un monte no lejos de la playa
se encontró con un viejo maorí que le dijo:

“Bienvenido al lugar donde vivo,
se llama Taumatawhakatangihangakoauauotamateapokaiwhenuakitanatahu.
Este es el lugar con el más largo nombre de la tierra:
quiere decir “La cima donde Tomatea,
el hombre de grandes rodillas,
el escalador de montañas,
el devorador de tierra,
el viajero incansable,
tocó su flauta para un ser querido”.

Henrik le tendió la mano cordialmente.
“Yo soy Henrik, pescador noruego.
He dejado mi barco en el varadero de la costa
y he dejado mi casa atrás en el tiempo
Vengo del pueblo de Å.
Å significa río”.

Y el maorí le respondió:
“Siendo tan joven no me sorprende tu lugar de origen,
puesto que los hombres acumulamos letras al hacernos viejos.
Pienso que dadas nuestras circunstancias
es imposible que tú y yo
tengamos en mente el mismo mundo,
así es que puede que o no tengamos nada que contarnos
o que lo tengamos todo”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *