Al menos 30 muertos y 60 heridos en dos explosiones en el sur de la India

Estándar

Nueva Delhi, 25 ago 2007.- Al menos 30 personas murieron y 60 resultaron heridas hoy al explotar dos bombas en la ciudad de Hyderabad, en el sur de la India, informaron distintas fuentes oficiales.
Las detonaciones tuvieron lugar a las 19.45 hora local (14.15 GMT) en el parque de atracciones Lumbini, junto a la sede del Gobierno regional de Andhra, y en la cafetería Goku Chat, en el área comercial de Koti, a unos cinco kilómetros.
Esta última fue la acción más sangrienta, con 24 muertos, indicó el ministro regional de Interior, K. Jana Reddy, en declaraciones a la agencia india PTI.
Reddy añadió que, según las investigaciones preliminares, se trató de un “acto terrorista”, que el titular de Interior, Shivraj Patil, calificó de “horrible”.
Fuentes de inteligencia citadas por el canal de televisión NDTV aseguraron que la acción estuvo “meticulosamente planeada y ejecutada” y que los autores emplearon temporizadores y explosivos “de alta intensidad”.
En declaraciones a la agencia india IANS, el ministro de Información y Energía de Andhra, Mohammed Ali Shabbir, confirmó la muerte de seis personas en la explosión del parque Lumbini, que tuvo lugar cuando unos 500 espectadores, entre ellos muchos niños, contemplaban un espectáculo de láser.
La detonación se produjo en el auditorio -al aire libre y junto a un lago- cuando la función acababa de empezar y, según testigos, fue tan potente que algunas personas saltaron por los aires.
“El espectáculo comenzó y un rato después escuchamos una explosión. La gente empezó a correr de un lado a otro, en un completo alboroto”, relató a una cadena de televisión un guarda de seguridad del parque.
Según la agencia IANS, media hora después de la explosión había tres cadáveres de niños entre las sillas del auditorio del parque Lumbini.
Otras tres personas murieron ya en el hospital, donde los doctores afirman que varios heridos se encuentran en estado crítico.
El comisario de Policía de Hyderabad, Balwinder Singh, aseguró que el número de víctimas en esta explosión podría ser mayor porque el lugar está abarrotado de familias que acuden a pasar el día los fines de semana.
Hyderabad fue tomada poco después de las detonaciones por decenas de ambulancias, que llegaron a las zonas afectadas para transportar a los heridos hasta los hospitales Gandhi y Osmania, este último tristemente famoso por haber acogido a los heridos de la explosión de mayo en la Mezquita Mecca de la ciudad, con nueve muertos.
Tras acordonar el área, la Policía reconoció rápidamente que se trató de un atentado, mientras que el primer ministro de la región, Rajasekhara Reddy, visitó la zona afectada y pidió calma a la población.
La oposición, sin embargo, acusó al Gobierno de haber descuidado la seguridad en una ciudad golpeada recientemente por la violencia terrorista y denunció la inexistencia de controles de seguridad en el parque Lumbini, donde cualquiera puede entrar previo pago de 10 céntimos de euro.
La ciudad, donde mañana está prevista la celebración masiva de 10.000 bodas, se encuentra en alerta roja y las autoridades han iniciado controles de seguridad en las estaciones de trenes y autobuses, informó PTI.
El 18 de mayo, Hyderabad sufrió un atentado en la céntrica Mezquita Mecca, donde se habían congregado miles de musulmanes para celebrar las oraciones del viernes.
Ahora, los servicios de inteligencia estudian si las bombas tienen relación con aquella explosión, que dio pie a una ola de violentos enfrentamientos con la Policía en los que varias personas murieron por disparos.
Entre las llamadas a la tranquilidad de las autoridades, tanto el primer ministro indio, Manmohan Singh, como la líder del gubernamental Partido del Congreso, Sonia Gandhi, expresaron su preocupación por lo ocurrido y condenaron los atentados.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *