Bangladesh especula con el exilio de sus principales líderes políticas

Estándar

Nueva Delhi, 22 abr 2007.- Bangladesh se encamina hacia una nueva fórmula de Gobierno ajena a las líderes de los principales partidos, tras la orden de arresto emitida hoy contra la ex primera ministra Sheikh Hasina y las especulaciones sobre la posible marcha hoy al exilio de su máxima rival, Khaleda Zia.
El país se halla en estado de excepción desde el pasado mes de enero, tras una ola de violencia política que llevó al presidente, Iajuddin Ahmed, a suspender las elecciones legislativas previstas para el día 22 de ese mes y a nombrar un Gobierno provisional, que parece decidido a eliminar a las dos dirigentes de la escena.
Hasina y Zia lideran las dos principales fuerzas del país, la Liga Awami y del Partido Nacionalista de Bangladesh (BNP), respectivamente, han ocupado el puesto de primera ministra y ahora, en plena campaña del Gobierno provisional contra la corrupción, podrían acabar lejos de su país.
Aprovechando que Hasina se hallaba visitando a sus hijos en los Estados Unidos, el Gobierno formuló una denuncia el pasado día 11 contra la dirigente, acusándola de complicidad en el asesinato de seis militantes de un partido rival el pasado mes de octubre.
Según la agencia bengalí UNB, un tribunal emitió hoy en virtud de esa denuncia una orden de arresto contra la dirigente, que se encuentra ya en Londres con el propósito, dijo ayer su portavoz, de volver a casa “desafiando” la prohibición del Gobierno.
El Ejecutivo ya había ordenado a las aerolíneas que no permitieran el embarco de Hasina con destino a Bangladesh, con la excusa de que sus declaraciones, “provocadoras e incendiarias”, podrían desestabilizar al país.
“Tomaremos medidas si desafía la prohibición de regresar”, dijo antes de ser emitida la orden de arresto un consejero del Gobierno provisional.
Ahora, con la orden de arresto en su contra -que la declara “prófuga”-, Hasina debe decidir si vuelve a Bangladesh y se arriesga a ser encarcelada, como marcan las duras leyes procesales aprobadas por el Ejecutivo amparándose en el estado de excepción, o bien asiste al nacimiento de su nieto en los Estados Unidos.
Y en ese destino extranjero podría unirse a Hasina su máxima rival y más reciente primera ministra electa del país, Khaleda Zia, quien, según informó hoy el diario bengalí “Daily Star”, “lo tiene todo preparado para abandonar el país con destino a Arabia Saudí”.
Zia ha sufrido la presión constante de las nuevas autoridades bengalíes, que ordenaron la detención de sus dos hijos y la mantenían prácticamente incomunicada en su residencia.
El aislamiento de Zia ha llegado incluso al Tribunal Supremo tras una petición registrada el pasado día 19, denunciando el confinamiento “de facto” de la dirigente sin proceso judicial abierto, así como la “presión ejercida contra ella”.
Ese Tribunal, de hecho, pidió hoy un informe por escrito al Gobierno para que aclare, antes de cinco días, la situación de la dirigente, aunque la acción de la justicia puede llegar demasiado tarde si, como recogen los medios locales, Zia se marcha definitivamente del país.
Según “Daily Star”, la dirigente, que ha gobernado el país durante 10 años en dos mandatos, acordó con el Gobierno emprender camino hacia el exilio tras la detención de su hijo menor, Arafat Rahman, poniendo como condición la liberación de éste.
Una fuente de inteligencia citada por el diario aseguró que Arabia Saudí ha enviado un avión especial para recoger a la ex primera ministra y su familia (salvo su hijo encarcelado) y partir de Bangladesh hoy a las 17.00 hora local (11.00 GMT).
Con su intensa campaña contra la corrupción (que ha llevado al procesamiento de más de 60 dirigentes), su endurecimiento de las leyes y la prohibición de las actividades políticas, el Gobierno provisional, que tiene el apoyo del Ejército, pretende convocar unas elecciones limpias antes de finales de 2008.
Sin Hasina ni Zia, lo que se conoce ya como “Gobierno menos dos” sigue el modelo auspiciado por el jefe del Ejército, el general Moeen U. Ahmed, en una conferencia pronunciada el pasado día 2: “Bangladesh debe construir su propia marca de democracia”.
“No queremos volver a la democracia electiva que engendra una corrupción que lo penetra todo”, dijo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *