Bután “aprende” a ser democrático con un simulacro electoral

Estándar

Nueva Delhi, 21 abr 2007.- En plena transición hacia la democracia, todo está preparado en Bután para la celebración de un masivo simulacro electoral donde los candidatos serán estudiantes de instituto, en representación de partidos ficticios con programas imaginarios.
Las “elecciones” comenzarán hoy en los 47 distritos (“dzongda”) del país, con 869 mesas de voto, un máximo de 1.000 votantes por mesa y unos 4.000 funcionarios encargados de la limpieza del proceso, antes de los verdaderos comicios, previstos para el año que viene.
“Todo está listo para el simulacro, con cuatro partidos inventados y estudiantes de instituto como candidatos”, dijo en Thimpu (la capital) el jefe de la Comisión electoral de Bután, Dasho Kunzang Wangdi, en declaraciones al rotativo “Kuensel”.
Además, los partidos -llamados Dragón del Trueno Azul, Rojo, Verde y Amarillo- tendrán programas de Gobierno y manifiestos ficticios, sobre asuntos de industria o medio ambiente.
“Los dos partidos con mayor número de votos pasarán a la segunda ronda”, el próximo 28 de mayo, dijo Wangdi.
Las elecciones de 2008 serán las primeras democráticas del pequeño y aislado país, que, aunque disfruta de un crecimiento económico espectacular (14 por ciento en 2006), sigue siendo uno de los más aislados del mundo, hasta el punto de que incluso el turismo está sujeto a monopolio gubernamental.
El año 2008 significará además el paso de la monarquía absoluta, vigente desde 1953, a la democracia parlamentaria, si bien hasta el momento hay sólo dos partidos -reales- en vías de registro.
Pero antes, los butaneses deben ratificar en un referéndum un proyecto de Constitución de 34 puntos que fue aprobado en 2004.
“Estamos emocionados, con la democracia llamando a nuestra puerta”, dijo un tendero en la ciudad fronteriza con India de Samdrup Jongkhar, en declaraciones a la agencia india IANS.
La transición de este reino de las estribaciones del Himalaya desde la monarquía absoluta comenzó en el año 2001, cuando el antiguo rey, Jigme Singye Wangchuk, cedió sus poderes de gestión diaria de los asuntos de gobierno a un consejo ministerial.
Y, en diciembre del año pasado, ese monarca, cansado del poder, abdicó del trono en favor de su hijo, Jigme Khesar, un joven de 26 años educado en Oxford (Reino Unido) que ha continuado con el proceso.
“El rey anima a la gente a participar en las elecciones y está siguiendo personalmente el primer proceso democrático”, dijo Wangdi.
Según el jefe de la comisión electoral, los funcionarios han establecido sus oficinas en los distritos y los oficiales electorales han acudido a sus respectivas unidades, mientras que el personal de seguridad y los equipos de encuesta están supervisados por sus coordinadores respectivos.
Dado que se trata de una experiencia novedosa en el país, acostumbrado a la monarquía absoluta, los funcionarios han tenido que delimitar las circunscripciones, poniendo buen cuidado en que las urnas sean accesibles hasta en los lugares peor comunicados.
El objetivo es que todos los butaneses llamados a votar (unos 400.000) puedan hacerlo por el dragón tronante de su color preferido sin que resulten “perturbadas” sus actividades diarias.
“Esperamos que vote un gran número de personas, porque para ellos será importante darse cuenta de cuál será su papel en las verdaderas elecciones”, agregó un confiado Wangdi.
Pero lo más parecido que existe en Bután a un sondeo preelectoral, una primaria encuesta virtual del rotativo “Kuensel”, muestra que sólo el 43 por ciento de quienes respondieron afirmaron que participarán en el simulacro.
“No sabemos si la política es buena para Bután. Todavía tenemos fe en la monarquía”, dijo a IANS un confundido funcionario jubilado de 65 años, P. Dendup.
Con éxito de participación o con la indiferencia de la población, al término del simulacro habrá en Bután una persona que podrá contar que una vez, cuando era estudiante de instituto, fue elegido por sus compatriotas para ser “primer ministro”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *