Cachemira india comienza la votación para la Asamblea, con boicot separatista

Estándar

Nueva Delhi, 17 nov 2008.- Tras unos meses de convulsión política y social y con la llamada al boicot de los grupos separatistas, la Cachemira india celebró hoy la primera jornada de votación de las elecciones a su Asamblea, que se desarrollarán en siete fases hasta el próximo 24 de diciembre.
Las colegios cerraron sus puertas a las 16.00 horas locales (10.30 GMT) en las diez circunscripciones previstas de las 87 totales, repartidas entre el valle de Cachemira (de mayoría musulmana), la zona meridional de Jammu (hindú) y la región oriental de Ladakh (budista).
Pese a la nieve y el frío -en algunos distritos se votó bajo cero-, pequeños grupos de electores acudieron a votar a los colegios, en medio de un amplio despliegue de las fuerzas indias de seguridad, que tuvieron que lidiar con algunos incidentes.
“Apenas ha habido incidentes menores, todos muy localizados. Así que podemos decir que esta primera fase ha transcurrido de forma feliz”, dijo a Efe por teléfono el jefe de la Comisión Electoral de Cachemira, B. R. Sharma.
Hoy estaban convocados a las urnas casi 600.000 votantes, de los 6,54 millones de todo el estado.
Si bien en los distritos de mayoría hindú o budista la población acudió a votar, en el valle de Cachemira se dejó sentir la llamada al boicot de los grupos separatistas musulmanes, con la Conferencia Hurriyat al frente.
Las imágenes difundidas por la cadena delhí NDTV mostraron desiertas tomas de la capital de invierno cachemir, Srinagar, donde las tiendas mantuvieron cerradas sus puertas y apenas unos soldados patrullaban las calles.
En la zona musulmana que votaba hoy, se produjo un encontronazo entre militantes de distintas formaciones en la circunscripción de Sonawari que obligó a cerrar las urnas, mientras que en la ciudad de Bandipora la Policía se enfrentó a varios manifestantes que protestaban contra los comicios, según las agencias indias.
A falta de datos definitivos, Sharma calculó que entre el 45 y el 50 por ciento de los electores emitieron hoy su voto.
“Nosotros pensamos que la participación ha sido menor. Pero no hay observadores internacionales. No hay manera de saber si lo que dice el Gobierno es cierto”, rebatió el portavoz de la Conferencia Hurriyat, Mirwaiz Omar Faruq, contactado por Efe telefónicamente.
“Nuestro líder (Pervez Imroz) fue detenido delante de los medios. No participaba en las protestas. Habíamos enviado a 50 voluntarios para observar el proceso electoral”, dijo a Efe por su parte un portavoz de la Asociación de Padres de Personas Desaparecidas tras su arresto por fuerzas de seguridad.
Los principales líderes independentistas de Cachemira están actualmente bajo arresto domiciliario.
“Llevamos una semana bajo arresto. Pero al menos la gente está demostrando que rechaza las elecciones. Cachemira necesita un acuerdo entre todos -la India, Pakistán y nosotros- antes de cualquier proceso electoral”, declaró Faruq.
Aunque las elecciones estaban previstas para el pasado octubre, la situación de seguridad llevó a la Comisión Electoral a posponerlas hasta ahora y parcelarlas en siete jornadas de votación.
El recuento de los votos comenzará el 28 de diciembre, con previsiones de anuncio de resultados el día 31.
Cachemira quedó bajo mando del gobernador (una especie de delegado del Gobierno de Delhi) en julio pasado, tras la ruptura del Ejecutivo que formaban el Partido del Congreso de Sonia Gandhi y el cachemir Partido Democrático Popular (PDP).
La formación de Gandhi, el PDP, la Conferencia Nacional y el radical hindú Bharatiya Janata Party son los principales contendientes en estos comicios a la Asamblea, de 87 miembros.
La ruptura del Ejecutivo cachemir tuvo como trasfondo las protestas de hindúes y musulmanes por la cesión de unos terrenos a la organización del templo hindú de Amarnath, para que acogiera a los cientos de miles de peregrinos que acuden en agosto.
El Gobierno revocó la cesión tras las protestas de la comunidad musulmana, pero sólo logró con ello soliviantar los ánimos hindúes.
Unas 40 personas perdieron la vida en los meses de protestas de ambas comunidades, que aislaron económicamente a Cachemira y dieron aliento a renovadas demandas de los separatistas.
Los disturbios de este año no han hecho sino constatar la virulenta historia del enclave cachemir, el único de mayoría musulmana de la India, que este país se disputa con Pakistán desde la independencia y partición del subcontinente, en 1947.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *