Cientos de millones de hindúes celebran su fiesta de la fraternidad

Estándar

Nueva Delhi, 5 ago 2009.- Un sencillo cordel sirvió hoy a millones de mujeres indias para celebrar la fiesta del “Rakhi”, una tradicional y masiva ceremonia hindú que simboliza la protección de los hermanos y se apoya en las nuevas tecnologías para pervivir.
En virtud del “Raksha Bandhan” -popularmente conocido como “Rakhi”-, las niñas y mujeres deben anudar un cordel en las muñecas de sus hermanos como símbolo de los lazos fraternales y, sobre todo, del atávico deber de protección masculina todavía vigente.
“Para ellas, el ‘Rakhi’ es la marca del amor y respeto por sus hermanos. Y ellos, a su vez, tienen el deber de proteger a sus hermanas toda la vida”, explicó a Efe una viandante delhí.
Con la luna llena del mes hindú de “shravana”, las indias ayunan hasta que atan el cordel a sus hermanos, para quienes preparan un “thali” o plato compuesto por una lámpara de cerámica, el hilo, azafrán, un ungüento bermellón, granos de arroz, dulces y frutas.
Tras bendecir a sus hermanos, las mujeres les colocan la “pulsera”, les marcan una uñada bermellón en la frente y les ofrecen dulces, mientras que ellos les dan regalos y prometen protegerlas mientras vivan. Luego se sientan a la mesa para romper juntos el ayuno.
“El ‘Raksha Bandhan’ refuerza la santidad de nuestros lazos familiares tradicionales. Es una oportunidad para superar diferencias y fortalecer los nexos de fraternidad”, declaró en su mensaje de felicitación a los indios el primer ministro, Manmohan Singh.
En la tradición social del subcontinente, la mujer tiene al casarse la obligación de dejar su casa y marcharse a vivir al hogar de la familia del marido, por lo que el “Rakhi” le ofrece la posibilidad de refrendar su unión con quienes dejó atrás.
Pero, en su vertiente práctica, las visitas de hermana a hermano suponen un desafío para las ya de sí congestionadas carreteras de las grandes metrópolis, que cada “Rakhi” registran monumentales atascos de vehículos con mujeres ataviadas con sus mejores galas.
Con el fin de evitar o al menos aliviar la congestión automovilística en Delhi, este año las autoridades han declarado la gratuidad del servicio de autobuses públicos hasta las cinco de la tarde para todas las mujeres.
“Todavía recuerdo la horrible experiencia que tuve el año pasado. Estuve atrapado en un atasco durante una hora. Era fiesta y esperaba que hubiera menos coches. Pero ocurrió justo lo contrario”, aseguró a la agencia india IANS un programador informático, Shobit Sujoy.
Aunque la tradición del “Rakhi” sigue siendo pujante en las ciudades, las crecientes migraciones urbanas y al extranjero han acrecentado la movilidad familiar y, con ella, la distancia entre hermanos adultos, lo que obliga a otras soluciones creativas.
“Con motivo del ‘Rakhi’, mucha gente usa nuestros servicios. Sobre todo los indios de la diáspora, que están muy lejos. Su mejor opción es hacer regalos on-line a sus seres queridos”, dijo a Efe por teléfono Mukesh Bansal, presidente de la compañía de comercio electrónico “myntra.com”.
Según Bansal, en los últimos tres años las compras de regalos en su portal han registrado “saltos significativos”, gracias a las ventajas que ofrece el reparto en el destino frente al envío por correo, más lento y costoso, cuando no ineficaz.
Aunque “myntra” no ofrece productos adaptados a la fiesta, existen otros portales, como “Picsquare”, que permiten al usuario -en este caso, usuaria- personalizar una “foto-rakhi” de sus hermanos y enviársela por sólo 200 rupias (unos 4 dólares).
Pero los comerciantes tradicionales siguen sin embargo aferrados estos días a sus concurridos tenderetes, con cordeles a la venta por 10 rupias o versiones infantiles con imágenes de Supermán, que hacen las delicias de los más pequeños.
También hay empresarios dispuestos a poner un toque de lujo en esta sencilla ceremonia, como los de Surat (oeste), cuna de los diamantes en la India, que ofrecen “rakhi” con esas y otras piedras preciosas.
Y autoridades comprensivas como las del estado de Punjab (norte), que han autorizado visitas fraternales a todas las cárceles para que los presos también reciban su “rakhi”, según la agencia PTI.
“Yo no tengo hermanas, pero vendrán mis primas. Al final, para lo que sirve el ‘Rakhi’ es para estar con gente de tu familia que de otra forma no verías, porque todo el mundo está muy ocupado”, dice a Efe el escolar Shreyansh Jain.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *