Concluye la campaña de los comicios afganos en ambiente de precaria seguridad

Estándar

Kabul, 15 sep .- La campaña para las elecciones parlamentarias concluye en la medianoche de hoy en Afganistán, cuyas autoridades aseguraron estar listas para garantizar, junto a la fuerza de la OTAN, la seguridad de un proceso amenazado con el boicot violento de la insurgencia talibán.
En rueda de prensa, el jefe de la Comisión Electoral afgana, Fazil Ahmad Mahnawi, aseguró hoy que los comicios del próximo día 18 tendrán lugar “según lo previsto” y que habrá “poco” margen para el fraude, tras cancelarse la votación en las áreas más violentas.
La Comisión Electoral estableció un total de 6.835 colegios para estas elecciones, pero 938 de ellos, situados en 25 de las 34 provincias del país, permanecerán cerrados por la incapacidad de las autoridades para garantizar la seguridad de los votantes.
En otra rueda de prensa, varios mandos del Ejército afgano reconocieron que nueve distritos del país se encuentran bajo total control talibán, aunque a la vez se declararon “listos” para la cita tras varios meses de planes y preparación “minuciosos”.
Según el portavoz del Ministerio de Defensa, Zahir Azimi, Afganistán movilizará para los comicios a 140.000 soldados, 100.000 policías y varios miles de espías, todos ellos con el apoyo de los 150.000 soldados de la fuerza ISAF de la OTAN presentes en el país.
“Todas las tropas de la ISAF estarán en alerta total, desde luego. Nuestras fuerzas se han organizado en apoyo de las fuerzas afganas por todo el país”, dijo a Efe tras la rueda el subcomandante de operaciones de la ISAF, el coronel Wayne Detwiler.
Para Detwiler, la naturaleza de estos comicios, con una miríada de pequeños candidatos compitiendo por los escaños, es más compleja que la de las presidenciales, aunque a la vez, mantuvo, las fuerzas internacionales cuentan ahora con esa experiencia previa.
Enfrente tendrán, según dijo a Efe Azimi, entre 20.000 y 30.000 talibanes que “sin duda” protagonizarán acciones violentas para boicotear los comicios, como ya intentaron en 2009, cuando llevaron a cabo 135 actos de violencia durante el proceso electoral.
“No se nos permite hablar sobre las elecciones”, se limitó a decir a Efe al respecto un portavoz talibán que se identifica como Zabiullah Mujahid.
Entre las principales preocupaciones de las fuerzas de seguridad está el garantizar que los talibanes no puedan tomar represalias contra quienes voten, ayudados por el hecho de que los dedos de los electores quedan marcados por una tinta indeleble durante 92 horas.
La mejora de la tinta ha sido una de las medidas tomadas por la Comisión Electoral para eliminar o reducir el fraude electoral, tras el fiasco de las presidenciales de 2009, cuando cientos de miles de votos se demostraron falsos.
Con la anuencia de la misión de la ONU en Afganistán, que ha alabado esta semana las medidas antifraude, el comisario Manhawi calificó hoy de “propaganda” las informaciones sobre tarjetas falsas de votantes que han aparecido en los últimos días.
La Comisión aseguró en un comunicado que todo el material electoral comenzó a ser enviado a los distritos el pasado día 13, sin grandes incidentes, y que 90.000 personas han sido destacadas para gestionar el proceso.
Otras 298.000 personas, entre observadores, periodistas y candidatos, han sido acreditados para comprobar la limpieza del proceso.
A las urnas están llamados unos 12,5 millones de afganos, un censo más realista, coinciden los analistas, que el de 17 millones registrados en las presidenciales.
Ante el fin de la campaña, los candidatos apuraron hoy sus opciones movilizando a sus partidarios, que repartían en Kabul octavillas al volante de sus vehículos y guiaban comitivas motorizadas también en las áreas de acceso restringido.
A las elecciones se presentan 2.556 candidatos que compiten por los 249 escaños de la Cámara baja afgana, en un marco de extrema volatilidad y una situación de guerra que ha empeorado en los últimos años, lo que complica cualquier pronóstico de cara al sábado.
Hoy mismo, hubo 40 heridos en Kabul en choques entre fuerzas de seguridad y varios miles de manifestantes que protestaban por el abortado plan de quema de coranes en EEUU.
La ISAF informó del arresto hoy en Kabul de tres miembros de una “célula insurgente” que presuntamente planeaba un ataque contra el Centro de Entrenamiento Militar capitalino durante las elecciones.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *