India y Pakistán abren históricas rutas comerciales en la región de Cachemira

Estándar

Nueva Delhi, 21 oct (EFE).- La India y Pakistán dieron hoy un paso adelante en sus relaciones con la apertura de dos rutas comerciales en la conflictiva región de Cachemira, en disputa desde la independencia de ambos países en 1947.
Tras más de seis décadas cerrada al comercio, trece camiones indios adornados con guirnaldas y cargados con alfombras, manzanas, nueces, almendras, setas negras y artículos de papel maché cruzaron la Línea de Control que separa ambos países y divide Cachemira en dos.
Solo dos pasos han sido autorizados: la carretera que une las ciudades de Muzaffarabad (Pakistán) y Srinagar (India), conocida como “ruta del Jhelum”, y la conexión entre Rawlakote (Pakistán) y Punch (India).
En la parte india, el gobernador regional, N.N. Vohra, dio salida a la columna de mercancías, en un acto presenciado por cientos de personas ataviadas con sus mejores galas y festejado con tambores, según informó la agencia india IANS.
“El comercio será bueno para todos. Será una buena contribución para las relaciones entre los dos países. Ahora falta saber a cuánto ascenderá el negocio”, dijo a Efe por teléfono el presidente de la Cámara de Comercio de la Cachemira india, Mubin Shah.
La apertura de las rutas fue acordada por el presidente pakistaní, Asif Alí Zardari, y por el primer ministro indio, Manmohan Singh, durante su reunión del mes pasado en Nueva York, tras haber sido recomendada por una comisión bilateral de alto nivel.
Pero el comercio está limitado a 21 productos locales y sometido a permisos.
Además, los camiones de cada país sólo podrán penetrar 20 kilómetros en el territorio del otro, donde depositarán la carga en vehículos locales que la llevarán a su destino final.
Los dos pasos ya habían sido abiertos a la circulación de personas en el año 2005.
Con la decisión de abrir ahora esas rutas al comercio, ambos países responden a la demanda de los partidos nacionalistas cachemires, que habían insistido en la medida durante los disturbios registrados este verano en la parte india.
“Bienvenida sea la apertura de la ruta. Es un significativo primer paso. Pero lo que deseamos es un acuerdo que afronte de verdad el problema cachemir”, dijo a Efe por teléfono el portavoz de la formación independentista Hurriyat, Abdul Ghani Butt.
Entre julio y agosto de este año, unas 40 personas perdieron la vida en la parte india en enfrentamientos derivados de la polémica por la posible cesión de tierras públicas a un comité encargado de las peregrinaciones al templo hindú de Amarnath.
Los disturbios entre hindúes y musulmanes causaron un bloqueo económico en la región, que los comerciantes intentaron romper con una marcha de protesta hacia Muzaffarabad, aunque la Policía les impidió cruzar la frontera y siete personas murieron a causa de los disparos.
Escenario de cíclicos brote de violencia y de varias guerras desde la independencia y partición del subcontinente, el territorio cachemir está dividido entre la India (con un 45 por ciento), Pakistán (un 35 por ciento) y China (un 20 por ciento).
La India y Pakistán, ambos con poder nuclear, se han embarcado en un lento proceso de deshielo desde que en 1999 el conflicto de Kargil indujera al ex presidente de EEUU, Bill Clinton, a calificar Cachemira como el “lugar más peligroso de la tierra”.
Pero actualmente son todavía frecuentes los tiroteos entre ambos Ejércitos en la frontera y también los enfrentamientos con insurgentes armados de la docena de grupos independentistas que operan en la parte india.
En su territorio, la India afronta las reivindicaciones de los cachemires -la única mayoría musulmana del país-, que tendrán ocasión de manifestarse con las elecciones regionales previstas, en siete fases, para noviembre y diciembre.
Aunque las autoridades confían en que esas elecciones se desarrollen sin incidentes, los comicios han sido ya boicoteados por la separatista Conferencia Hurriyat, según confirmó hoy su portavoz.
“Las elecciones no son la respuesta. No estamos contra la democracia, pero queremos un reflejo real de las aspiraciones del pueblo. Por eso Hurriyat no irá a las elecciones”, dijo Butt.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *