La India abre la puerta al aceite de oliva

Estándar

Nueva Delhi, 4 abr 2008.- Las virtudes saludables del aceite de oliva han convencido a las autoridades indias para reducir los aranceles hasta el 7,5 por ciento, aunque el reto sigue siendo dar a conocer el producto entre los consumidores del país asiático.
“En la India existe la tendencia a poner aranceles altos a productos considerados lujosos, como el aceite de oliva. Pero al mismo tiempo este aceite es muy saludable, así que lo discutimos específicamente”, declaró a Efe el vicepresidente de la Comisión Planificadora (PC), Montek Singh Ahluwalia.
Hasta ahora, el aceite de oliva virgen estaba gravado con un arancel del 45 por ciento, mientras que el impuesto sobre el aceite de oliva refinado y para loción era del 40 por ciento, muy por encima de otros tipos de aceite.
“Anteriormente, el consumo del aceite de oliva era ignorado y, debido a los impuestos, estaba restringido a las elites, porque el consumidor medio lo encontraba demasiado caro”, declaró tras conocer la decisión el presidente de la Asociación India de la Aceituna (OIA, siglas en inglés), V.N. Dalmia.
Con los aranceles vigentes hasta ahora, un litro de aceite de oliva virgen podía llegar a costar en la capital india unas 720 rupias (11,48 euros), aunque la OIA espera ahora que esos precios disminuyan en torno a un 15 por ciento.
Esta asociación, que agrupa a los importadores y distribuidores del sector, había pedido varias veces al Gobierno la supresión de los aranceles con el doble argumento de que es un alimento “saludable” y de que no existen productores indios.
“Es el producto más sano del mundo para cocinar, con una protección incomparable contra las enfermedades cardiovasculares“, había dicho Dalmia, en un país donde cincuenta millones de personas tiene problemas del corazón.
Pero, aparte de la bajada de precios y sus virtudes sobre el papel, el nuevo reto que deben afrontar los importadores es dar a conocer el aceite de oliva entre las clases medias, ya que hasta ahora el producto era coto cerrado de los más pudientes.
“El principal problema no son los impuestos, sino que la población aún no ve los beneficios de consumirlo”, explicó a Efe Sudhir Nayar, el representante en la India de la compañía aceitera italiana Bertolli.
Los consumidores indios limitan el uso del aceite de oliva al aliño de ensaladas y también como cosmético para el cuidado de la piel, pero aún no han sacado de la sartén otras variedades más típicas, como el aceite hidrogenado de palma (“vanaspati“), nefasto para el colesterol.
“No tenía lógica reducir aranceles de aceites menos saludables y no el impuesto sobre el aceite de oliva. Porque la gente normal podría consumir sólo los aceites de peor calidad, mientras el aceite de oliva quedaba en manos de la gente rica”, asumió el vicepresidente de la Comisión Planificadora.
Con la decisión de bajar los aranceles, la India se ha puesto por delante de otros países asiáticos, como China, que aplica un arancel del 10 por ciento, y de Taiwán o Corea del Sur, que gravan las importaciones con un 8 por ciento.
Pero además, ese ansiado 7,5 por ciento dará aún más alas a un mercado que crece rápidamente: en el año 2007, la India importó 23.000 toneladas de aceite de oliva, y en 2012 se prevé un aumento de un 80 por ciento, hasta alcanzar las 42.000 toneladas.
Esa perspectiva es la que ha llevado a la empresa española Sojivit a entrar en el mercado indio con todas las consecuencias: cultivando aceite ecológico en la región india de Himachal Pradesh (norte) y empezar a comercializarlo a partir de 2012.
Pese a que las condiciones climáticas de la India dificultan la producción de un aceite de oliva de calidad, desde Sojivit aseguran contar con pruebas satisfactorias y recuerdan que los ingleses ya plantaron olivos cuando este país era colonia británica.
Y la idea es bien vista por las autoridades.
“Con la globalización, la gente está empezando a amar cosas parecidas. Así que aquí también deberíamos ser capaces de producir aceite de oliva, siempre que encontremos el lugar donde puedan crecer las aceitunas”, concluyó Montek Singh Ahliwalia.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *