La pequeña pantalla, maestra del yoga

Estándar

Nueva Delhi, 6 feb 2007.- La India, cuna del yoga, asiste al auge de maestros como el “swami” Ramdev, quien ha levantado un imperio farmacéutico mientras enseña posturas en un programa de televisión con audiencias millonarias y un estilo que recuerda a los telepredicadores estadounidenses.
Todas las noches, Ramdev, vestido con una túnica naranja, congrega frente a los televisores a cientos de miles de espectadores dispuestos a seguir los ejercicios respiratorios conocidos como “pranayama“, con la esperanza de aliviar y hasta curar la hipertensión, la diabetes o las enfermedades cardiovasculares.
De hecho, el popular yogui presenta su programa sentado y en posición ascética, mientras sobre un enorme tapiz cientos de personas levantan en directo las piernas al compás marcado por el “swami” (maestro), que mezcla las capacidades rítmicas de un profesor de aerobic con el carisma de un telepredicador.
Y, en un movimiento que levanta pasiones entre la audiencia india, el yogui se recoge su luenga barba para que los espectadores vean bien su posición estrella: una agitación vertiginosa del estómago al modo en que una lavadora mueve la ropa, mientras clama que todo se lo debe a los ejercicios del yoga.
Con el espectáculo montado por el “swami”, no es extraño que los parques de Nueva Delhi acojan por las tardes cursos gratuitos de yoga, a los que acuden cientos de personas de las clases acomodadas, persuadidas en parte por el mensaje de Ramdev, pero demostrando que el yoga es en la India una tradición milenaria.
Sin embargo, el éxito de Ramdev va más allá de la televisión, como lo demuestra la decisión del gobierno regional de Madhya Pradesh, en el centro de la India, de hacer del yoga una disciplina objeto de enseñanza oficial en las escuelas, a sugerencia del yogui.
“La educación sexual en las escuelas debe ser sustituida por la educación del yoga. El Gobierno debería dejar de contaminar las mentes de los chicos inocentes. La moral no mejorará enseñando educación sexual en las escuelas”, dijo Ramdev en declaraciones al diario “The Times of India“.
Siguiendo la estela de miles de estudiantes, el Ejército ha sido la última institución en apuntarse a las enseñanzas de Ramdev, con el fin de controlar el estrés entre sus hombres, informó hoy la agencia IANS.
Preocupados por las altas tasas de homicidios y suicidios entre los soldados destacados en áreas de riesgo, las autoridades han enviado a un grupo de personal militar a un campamento de seis días organizado por el propio yogui, que les enseñará los fundamentos de una de las vertientes del yoga, el “pranayama” (control de la fuerza vital).
Con todo, lo sorprendente es que el yogui mantenga su estatus de líder moral después de las polémicas que amenazan su reputación cíclicamente.
En enero de 2006, un informe acusó a la compañía farmacéutica de Ramdev, Divya Yog Trust, de utilizar huesos humanos y animales para elaborar sus medicinas, en línea con una acusación similar formulada por antiguos empleados.
Pese a que la medicina ayurvédica permite en ocasiones el uso de material animal en la elaboración de medicamentos, Ramdev negó las acusaciones y logró el apoyo oficial de los laboratorios gubernamentales.
El pasado diciembre, sin embargo, estalló un nuevo escándalo, tras unas afirmaciones de Ramdev en las que defendía las propiedades curativas del yoga contra enfermedades como el cáncer o el sida.
“Nunca dije que el sida pueda curarse con el yoga. Ha sido un malentendido con los medios. El cáncer puede curarse, pero en el caso del sida el paciente puede al menos obtener claras mejoras mediante el yoga”, precisó el “swami”.
No obstante, las declaraciones de Ramdev desataron la reacción inmediata del ministro de Salud, Ambumani Ramados, que calificó de “basura” las palabras del maestro y promueve ya una ley con la que pretende eliminar la publicidad engañosa en los medicamentos.
Mientras llega esa ley, Ramdev sigue llenando estadios con sus campamentos para la práctica del yoga y fabricando dinero con su compañía de medicinas tradicionales y su programa de televisión.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *