Legisladores eligen al próximo presidente indio con una mujer como favorita

Estándar

Nueva Delhi, 19 jul 2007.- Casi 5.000 legisladores indios deciden hoy quién será el decimotercer presidente del país, en unos comicios caracterizados por la ruptura del tradicional consenso entre los principales partidos y en los que una mujer parte como favorita.
Con estrictas medidas de seguridad, la ronda de votaciones comenzó a las 10.00 horas locales (04.30 GMT) en las sedes de las asambleas regionales y del Parlamento central, a fin de elegir al nuevo presidente, un cargo más bien ceremonial pero de gran importancia simbólica.
Entre los primeros en acudir a votar estuvo el primer ministro, Manmohan Singh, quien llegó con gesto adusto y calmado a la sede del Parlamento de Delhi, donde hizo con los dedos un gesto de victoria a los reporteros, pero sin realizar declaraciones, informó la agencia india PTI.
El mes de campaña que ha precedido a la cita ha estado caracterizado por los golpes bajos entre los seguidores del bando gubernamental y del principal grupo opositor, que se han dedicado a airear los trapos sucios del contrario de cara a una votación que cuenta sólo con sus dos candidatos.
Aunque los resultados no serán conocidos hasta el sábado, la mayoría de los medios indios apuestan por una victoria de la candidata gubernamental, Pratibha Patil, de 72 años y actual gobernadora del Rajasthán (oeste), quien podría convertirse en la primera mujer presidenta de la Historia de la India.
El Partido del Congreso, liderado por Sonia Gandhi, propuso a sus aliados parlamentarios la candidatura de Patil a última hora, tras barajar los nombres del actual ministro del Interior, Shivraj Patil, y del de Exteriores, Pranab Mukherjee, sin lograr alcanzar un acuerdo.
La candidatura alternativa -abanderada por el principal partido de la oposición, el Bharatiya Janata Party (BJP)- es la del actual vicepresidente, Bhairon Singh Shekhawat, cuyas posibilidades dependen de que logre los “votos cruzados” de diputados no alineados y de disidentes del bando gubernamental.
El sistema electoral que rige la elección presidencial responde al mecanismo del voto único transferible, con el cual cada elector tiene la opción de votar por más de un candidato, pero estableciendo un orden de preferencias, que combinadas sirven para determinar quién goza de mayor apoyo.
El voto, secreto, de cada elector -776 diputados nacionales y 4.120 regionales- tiene un peso ponderado en función de la representatividad del escaño que cada uno ostenta, con una suma total de 1.098.000 puntos.
Según una estimación publicada hoy por el canal de televisión NDTV, Patil podría reunir 622.345 puntos, muy por encima de la mayoría absoluta, mientras su rival Shekhawat tendría asegurados 318.777.
A Shekhawat le perjudica a priori la llamada a la abstención de la segunda mayor coalición opositora, el Tercer Frente, aunque varios diputados del grupo no siguieron la recomendación y acudieron a votar ya en la apertura de las urnas.
La opción preferida por el Tercer Frente era la renovación del mandato del presidente actual, el popular científico musulmán Abdul Kalam, pero éste rehusó concurrir tras constatar que ni el Partido del Congreso ni el BJP le daban su apoyo.
En su lugar, el Congreso prefirió la opción de Patil, una abogada de la región de Maharashtra cuyo mérito, según sus adversarios, estriba en su fidelidad a la saga de los Gandhi.
Tras su designación como candidata, Patil comenzó a recibir un goteo de acusaciones en los tribunales, referentes al supuesto apoyo que dio a su hermano en un caso de asesinato y a irregularidades financieras de varios de sus proyectos.
A Patil no le ha ayudado el hecho de haber afirmado durante una intervención que el velo llegó a la India para proteger a las mujeres de los “invasores” musulmanes, lo cual llevó a distintos colectivos de esta religión a pedir su retirada.
Mientras, Shekhawat fue criticado por los seguidores del Partido del Congreso por no cesar como vicepresidente tras presentar su candidatura, además de sufrir la vuelta de un viejo fantasma, una suspensión de seis meses de su cargo como policía por aceptar sobornos en el año 1947.
La Presidencia india ha estado ocupada en los últimas mandatos por miembros de sectores “sensibles” de la India: al musulmán Kalam le precedió el dalit (“intocable”) Kocharan Naranayan y ahora una victoria de Patil la convertiría en la primera mujer al frente del Estado indio.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *