Nandini Sundar: “Los adivasis sufren una explotación a escala masiva”

Estándar

Hace unos días, el Tribunal Supremo de la India emitió un veredicto (aquí, el documento original) calificado como histórico por mucho activistas, en virtud del cual se declara inconstitucional la existencia de milicias armadas por el Gobierno para luchar contra los maoístas en los bosques de Chattisgarh, en el centro-este de la India. La orden afecta a unos 4.200 milicianos, los llamados “oficiales especiales de Policía”, en realidad muchachos mal formados y equipados apenas con un rifle y procedentes de las poblaciones tribales de la zona. Nandini Sundar, profesora de Sociología en la Delhi School of Economics de Nueva Delhi, es una de las tres personas impulsoras del recurso sobre el que ha decidido el Supremo. 

La primera reacción del Gobierno de Chhattisgarh ha sido decir que van a integrar a los SPO existentes en sus fuerzas policiales regulares. ¿Sería esta una mala salida?

Podrán hacerlo en el caso de que los OEP (Oficiales Especiales de Policía, en inglés SPO) reúnan ciertas condiciones. Porque uno de los problemas es que han estado reclutando menores, gente que no tiene educación o formación y gente que no está preparada para entrar en el servicio de policía por antecedentes policiales o lo que sea. Muchos de ellos no podrán ser integrados. Si les integran sobre la base de su cualificación y les proporcionan el entrenamiento adecuado, nadie podrá objetarlo, porque se hará de manera regulada. Es el hecho de tener esta fuerza no formada y no sometida a responsabilidades, que funciona casi como un Ejército privado de alguien. Es como si el día de mañana el RSS (un grupo de ideología supremacista hindú) llega al poder y dice que va a emplear OEPs. ¿Cómo se controla esto? Cualquiera podría hacerlo, por eso hay que insistir en la cualificación y el empleo regulado para el reclutamiento.

En su lógica, supongo que es su incapacidad para llegar a esas zonas la que les llevó a probar algo nuevo.

Sí, pero se trata de una medida oportunista. Lo que hacen es usar cualquier cosa disponible; es el mismo tipo de lógica que Estados Unidos empleó con Guantánamo. Violas todas las normas y procedimientos, usas la tortura y crees que eso va a funcionar, pero en la práctica se demuestra que no. Y mientras, estás dañando la Constitución y el estado de derecho.

Entiendo que Salwa Judum y OEPs van en el mismo paquete.

Esencialmente son lo mismo, porque muchos miembros de los OEPs proceden del Salwa Judum. Fueron creados por una conjunción de las autoridades regionales y el Gobierno central. Una política diseñada entre varias personas, en la que Mahendra Karma fue rostro público de ella. Lo que hicieron, básicamente, fue armar a civiles, enviar a grandes grupos de personas a pueblos. Y estos quemaban los pueblos, mataban a gente y violaban a mujeres. Forzaban a la gente a vivir en campamentos, de forma que en realidad se puso en marcha un mecanismo de desplazamiento estratégico. La gente ha vivido en ellos, y desde 2007 la gente comenzó a volver a sus casas, gracias a los esfuerzos del CPI local. Ellos querían volver, en todo caso… Todo el asunto de los campamentos es uno de los peores aspectos del Salwa Judum, y todavía hay gente en esos campamentos. El Gobierno nunca ha proporcionado cantidades muy precisas: al comienzo, decían que había 53.000 personas en los campamentos, ahora creo que habrá unas 12.000, y muchas de ellas son familias de los OEPs. Las estimaciones cambian de tiempo en tiempo.

Supongo que esas familias afrontarán también su tragedia particular: si eres un OEP, te conviertes en objetivo de los maoístas y sus simpatizantes…

Los OEPs han sido atacados por los maoístas en sus ataques, en parte porque se les sitúa en la línea del frente. Eran ellos los que sufren los asesinatos . Son gente sin entrenar: apenas obtienen una formación de dos meses y nada más. No son capaces de distinguir cuáles deben ser sus objetivos, y como no tienen formación son mucho más vulnerables. Una de las cosas que dice el Supremo, es que estas prácticas violan los derechos de la propia sociedad, amenazada por estas fuerzas sin formación.

Pero, para muchos adivasis, supongo que convertirse en maoísta o en OEP es una manera de obtener ingresos extras e influencia.

Hacerse OEP es una fuente de ingresos, porque el Gobierno te paga 3.000 rupias al mes (unos 50 euros). Cuando comenzaron, la paga era de la mitad, luego la duplicaron. Eso es muy poco en comparación con lo que obtiene un policía; tampoco reciben seguros de vida o las protecciones normales que un policía obtendría, pese a que las responsabilidades son las mismas. Esto es una violación de su derecho a la igualdad. Pero en cuanto a los maoístas, tú no obtienes dinero por hacerte maoísta.

Esto no pasa cuando uno se une a la guerrilla maoísta

Te alimentan y te dan ropa. No vives con tu familia, así que esta no se beneficia de tu opción. De hecho, pierden, porque pierden la fuerza de trabajo en casa.

Los adivasis de Chhattisgarh estarán en una situación…

Muy mala. Las tasas de desnutrición son muy altas. Los adivasis constituyen el 38 por ciento de la población de Chhattigarh, y en el distrito de Dantewada ese porcentaje es del 78 por ciento. Y podría ser más, lo que ocurre es que hay una ciudad minera, Kirandul, y Bacheli y Dantewada, que son sobre todo no adivasis. Lo que encuentras en estas zonas es que las ciudades están compuestas por no adivasis, y que los pueblos sí lo son. Y son las ciudades las que controlan la economía y dominan los intereses políticos y el comercio de la zona. Así que los no adivasis ejercen una influencia desproporcionada en toda la zona.

Cuando hablamos de contra-insurgencia, con esta operación Caza Verde, ¿qué es lo que atacan las fuerzas de seguridad?

Pues la teoría dice que a los maoístas, pero lo que está pasando es que en realidad es que muchas personas inocentes están muriendo. Sobre el terreno, es muy difícil distinguir a un maoísta de alguien que no lo es, de los aldeanos normales. Y los propios maoístas tienen estas milicias populares. Lo que solía pasar es que los OEPs, y de hecho pasa, utilizaban la etiqueta “maoísta” como coartada para solucionar sus propios problemas privados y acabar con sus enemigos. Incluso si esto era falso. A menos que haya un juicio como es debido, ¿cómo puedes hacer esto? En esas operaciones para peinar el terreno, sin embargo, no hay responsabilidad, ni controles. La situación es muy mala.

Se han dado casos de acoso por parte de las fuerzas de seguridad para los visitantes externos

Sí; es sutil, te piden constantemente la documentación. En un momento dado, a mí me quitaron la cámara y sólo me la devolvieron algunos meses después. Atacaron tres pueblos en marzo y quemaron 300 casas y cuando la gente trató de llevar ayuda a esos lugares, les atacaron también. Ni siquiera el colector y el comisario de zona pudieron llegar más lejos a causa de la acción de los OEPs. Se han convertido en una fuerza bajo su propia regla.

¿Hay algún intento por promover medidas de desarrollo en la zona, o la estrategia se reduce a la acción militar?

No hay nada más, aparte de las operaciones. El Gobierno no ha hecho gran cosa para arreglar el problema: el propio ministro Chidambaram, cuando empezó, llegó a decir que los maoístas estarían vencidos en un año, en 2009. En 2011, el problema sigue siendo muy grave. A veces, el secretario de Defensa dice que llevará cinco años, a veces lo que se dice es que se harán con toda la India en 2050… En realidad, lo que ocurre es que no hay una estrategia. Adoptan una línea militarista y ni siquiera se han tomado en serio la posibilidad de unas conversaciones, cuando el año pasado parecía haber terreno para ello… por el Swami Agnivesh, y entonces mataron a Azad, un hecho que está siendo investigado.

Se dice que la solución estaría en la construcción de carreteras, infraestructuras… Mi pregunta es: ¿esto cómo se logra, en una situación de violencia constante y sin seguridad?

Quizá funcionaría el poner en práctica en primer lugar una Comisión de Reconciliación. Deberíamos mirar más a ejemplos como Guatemala, lugares donde han tenido estas insurgencias de largo recorrido, y no el modelo de Sri Lanka. Incluso si tiras bombas como una alfombra por toda la zona… es que son ciudadanos de este país los que viven allí. ¿Cómo vas a tirar bombas?

Pero el ejército no está en operaciones…

Tiene una escuela de formación. Y su regla dice que solo atacarán en casos de legítima defensa. El hecho de que hayan sido enviados allí, cuando hace unos años esto era impensable, muestra que hay movimientos pulgada a pulgada. Se habla de helicópteros, vigilancia aérea, hasta drones… Y la verdad es, ¿qué vas a vigilar? ¿A la gente del pueblo moviéndose? Es un problema clásico. Cuando se habla de participación directa… Aquí hay alguien que de día es campesino y de noche, maoísta… Los maoístas tienen sus armas LPG y sus uniformes, pero es que a la vez hay muchos simpatizantes en los pueblos. Muchos campesinos les apoyan. ¿Qué quieres hacer con ellos?

¿Qué factores cree usted que les hacen populares en esas zonas?

Si el Gobierno insiste en su política de represión, expropiaciones de tierras sin compensaciones, sin tener en cuenta sus demandas… Este modelo de desarrollo es muy imperfecto. Todas estas compañías mineras que llegan y obtienen contratos de forma completamente ilegal.

Pero, ¿ofrecen los maoístas una alternativa? Imagino que propondrán un modelo distinto

En un sentido, ofrecen una cierta idea de igualdad. En un nivel local, lo que han hecho en sus bastiones es distribuir la tierra. Han llevado a cabo una redistribución de la tierra en los pueblos, después de capturarla. Y eso es lo que les ha brindado apoyo de a pie, porque la gente se ha beneficiado de su presencia en un sentido muy material. Y además, en algunos lugares han construido pozos y pequeñas infraestructuras, pero yo no diría que esa es la razón; para mí, la razón de los apoyos está en la tierra, y también el hecho de que pueden poner precios más altos a algunos de los productos del bosque, que ellos venden.

Aparte de las gentes comunes, supongo que habrá una élite maoísta externa que dirige las operaciones…

Los líderes pueden venir de fuera, en general procede de Andhra Pradesh al menos en esta zona, pero los cuadros son en un 90% locales. Entre un policía que viene a quemar tu pueblo y un cuadro maoísta local, que es el chaval del pueblo de al lado, ¿a quién apoyas?

Pero este tipo de lucha también requiere una financiación, una estructura. ¿De dónde lo obtienen?

Obtienen dinero de los pueblos, pero también del comercio de hojas del ébano coromandel (que se usan para envolver cigarrillos). Se llevan una comisión de por ese comercio, que es extremadamente beneficioso para los mercaderes. Si los maoístas declaran una huelga para aumentar los precios, los comerciantes no se llevan nada. Así que se las han arreglado para, a la vez, subir los precios a los que los mercaderes venden estos productos, y obtener dinero de los mercaderes. Y no es arriesgado decir que los maoístas obtienen dinero de las industrias que operan en esas áreas. Ellos lo llaman tasas, la gente extorsión.

Están allí Essar, Tata, una empresa pública… ¿Qué hacen exactamente?

Están realizando actividades de minería. La extracción de hierro está sometida con royalties muy bajos minando, así que es una actividad que les genera un gran beneficio, sobre todo para el hierro. La gente no tiene acceso a los beneficios, tampoco con las minas del sector público, en Bailadila, que han estado operando desde los años 70. La gente no se ha beneficiado en nada de ello.

¿Y existe una alternativa con la que los pobladores pudieran beneficiarse?

Hoy mismo se publica un artículo; antes el Gobierno había hablado de dar el 26% de los beneficios de cualquier industria minera para los aldeanos como accionistas. Un 26% de los royalties supone un cambio fundamental, porque, digamos; con un royaltie bajo tendrías, digamos, 800 rupias o algo -no debería dar cifras, porque no lo sé seguro. Bueno, la diferencia está entre tener 80, 800 rupias, o tener 80.000. Si los beneficios de tu royalty son muy bajos, y los beneficios del hierro son muy altos, la situación no es la que permite que la gente tenga sus derechos. La Ley de Adquisición de la Tierra solo te permite objetar, pero no te permite sostener el hecho de que en realidad no quieres dar tu tierra, sino usarla para alguna otra cosa. En muchos casos se han producido audiencias públicas ilegales. Se trata de una lucha gigantesca. Está este activista en Chhattisgarh, Ramesh Aggarwal, arrestado porque hizo ver cómo esta compañía en particular, Jindal, había empezado a trabajar incluso antes de obtener el permiso medioambiental. Ocurrió en Raigarh. Como él, Joga. Es muy peligroso denunciar estas cosas en Chhattigarh… ¡Te pueden arrestar por ello!

Es paradójico, porque la teoría dice que Chhattisgarh fue creada como región para dar más oportunidades a los adivasis y los excluidos…

Y sin embargo se ha convertido en una región en la que los adivasis sufren la explotación. A escala masiva.

¿Y quién lo controla, desde el punto de vista administrativo?

El Gobierno y la industria van de la mano. El Gobierno actual es del BJP. Tienen mucho dinero, solo hay que ver la manera en la que tienen lugar las elecciones. Esta publicidad masiva, distribución de dinero, licores, y el BJP desarrolló el programa de distribuir arroz a 1 rupia, algo muy popular que les dio mucho apoyo en la zona. En esta parte de Bastar, muchas de las elecciones están bajo control de la Policía, de forma que nadie vota en la parte interior. Los únicos que votan están en las ciudades, donde se encuentra el núcleo de simpatizantes del BJP, los mercaderes. Algunos de esos votos están controlados por el CPRF y la policía.

La conclusión lógica, entonces, es pensar que los adivasis no tienen acceso a la democracia

No exactamente, porque depende de zona a zona, de bolsa de población a bolsa de población. El hecho es que la democracia está en un peligro derivado del uso del dinero, y esto en todo el mundo… No solo sucede en la India: para ganar elecciones, necesitas dinero, y para obtener ese dinero necesitas afianzar intereses corporativos. Y para hacer eso, te apartas de los intereses generales, y por eso en parte tenéis todas esas manifestaciones en Europa. Los adivasis no tienen un acceso correcto al Parlamento. El dinero está en manos de personas no adivasis. Pero ellos también tienen su propia clase media, hay gente que tiene tierras… No son una clase media en el estándar de Nueva Delhi, pero sí lo son en su propia localidad.

Lo que veo es que aquí las industrias no tienen esos controles eficaces. Van de aquí a allá, y la gente apenas tiene voz. Pasa por ejemplo en Orissa. No parece que la democracia les esté proporcionando oportunidades.

La democracia india no es un fracaso de ese nivel. Hay muchas zonas en las que la gente logra imponer cierta presión a sus representantes electos para hacer cosas; por ejemplo, en Telangana, este movimiento está en marcha ahora, en el que han dimitido muchos de los diputados. Diferentes partes del país tienen una estructura política diferente. Tienes que tener en cuenta que este país es muy diverso. Lo que es cierto para Bastar no lo es para Delhi, donde hay una mayor participación de la clase media. E incluso en Delhi, los derechos de los pobres son ignorados en comparación con la clase media. Necesitas hacerte una idea de todos esos elementos para valorar cómo funciona la democracia. No es un fenómeno homogéneo.

Es que un profesional de Delhi y un indígena gondi tendrán pocas cosas que decirse… Será muy difícil comprender el sufrimiento de esta gente

Estoy de acuerdo con que son mundos completamente diferentes. La democracia india funciona bien para algunos. Funciona menos bien para gente como los adivasis de Bastar. Hay una gran gradiente de las formas en las que nuestra democracia funciona. Y este problema del dinero es común a todos los países. No podemos hacer esta afirmación de hoja en blanco, “la democracia india es una farsa”. Nuestra democracia necesita ser fortalecida.

Lo que se ve a veces es que desde medios estatales, los adivasis son tratados como si fueran menos indios que otros colectivos.

Los adivasis están en la parte baja de nuestra sociedad. Pero por otra parte, ese es también el punto en el que están teniendo lugar la mayoría de las luchas de la India. Es que depende de nuestra visión del sistema democrático: si lo vemos como lo que el estado nos da, o como un sistema que depende de las demandas de la gente. Si nos tomamos la democracia con este segundo punto de vista, entonces los adivasis son muy mucho parte de la democracia india: están en el frente de la lucha democrática. Mira Orissa, Chhattsgarh, o el noreste, son ellos los que están articulando las nuevas demandas.

Pero por ejemplo en el noreste, no está claro que se esté consiguiendo nada con la lucha. Está el caso de Irom Sharmila, por ejemplo, y sus más de diez años en huelga de hambre sin resultados.

Sí, estoy de acuerdo. Es realmente sorprendente que alguien que se ha pasado diez años en huelga de hambre no esté hallando una respuesta del estado. Pero por otra parte, para toda la gente de Manipur ella es un icono. Y también para todos nosotros. Es de muchas formas mi heroína personal… En el hecho de que toda este gente esté luchando, por duro que pueda resultar, estriba el carácter real de lo que es la democracia india. En el pueblo.

De acuerdo con su opinión, análisis y experiencia de campo, ¿cree que los adivasis están logrando abrirse paso y nuevos caminos en la vía para mejorar su situación, o el conflicto lo hace imposible?

Yo creo que para ellos es muy duro. Sus voces están silenciadas. Hay una desconexión completa entre lo que piensa la gente de Delhi, incluido el aparato policial en todo el país, acerca de lo que es la seguridad, y lo que piensa en realidad la gente del país que es su seguridad. Si tú hablas con cualquier persona de Chhattisgarh, Jharkhand u Orissa, ellos sienten mucha inseguridad a cuenta de esta operación Green Hunt. Y eso es lo que les causa inseguridad; no son los maoístas, sino estas redadas, estos peinados de zona. Parece que hay un silenciamiento de sus demandas y que nadie se toma este asunto como un tema nacional. Es extraño que algo así suceda…

¿Y está India lista para asumir que estas gentes se sienten más amenazadas por las fuerzas de seguridad que por los maoístas?

No. Pero nadie lo acepta en ningún lugar del mundo. ¿Por qué está Estados Unidos en Afganistán o en Iraq? ¿Por qué les apoya España? Es el CPI el partido que está en primera línea y en acción abierta. Son ellos los que están sufriendo sobre el terreno la represión del Gobierno, porque muchos trabajadores han sido arrestados. Son las manifestaciones en 2007 las que empezaron a posibilitar que la gente volviera a casa, y tomaron una posición de principios desde el principio con el Salwa Judum. Si hay alguien allí, es el CPI. El CPI se ha situado un poco contra ambos: contra los ataques de los maoístas, y contra los del Gobierno. Los comunistas son objetivo de los maoístas porque, al fin y al cabo, se disputan las mismas simpatías. Los comunistas han perdido elecciones por el boicot electoral de los maoístas. Pero los comunistas están contra el Salwa Judum, y aunque no compartan las llamadas maoístas al boicot, han considerado que la presencia de estas fuerzas era inaceptable.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Un comentario en “Nandini Sundar: “Los adivasis sufren una explotación a escala masiva”

  1. Desmond Coutinho

    Nandini describes Sharmila as a her personal hero (google translation into English) but like most she knows very little of Irom Sharmila’s actual satyagraha. What is paramount to Sharmila is the lifting of AF(SP)A so that the rule of law can be established in Manipur. That much Nandini will know. However Gangster run Manipur and just as they strangle the State of its development funds, deny infrastructure run down its economy they also strangle Irom Sharmila. From 22 September 2010 reports have begun to be leaked of her imminent death due to complications in her force feeding nothing is further from the truth. In the Hindustan times of last month the chief medical officer at JNIMS made up gossip that Sharmila now has mood swings which force her to remove her feeding tube and then he resorts to well his story is complete garbage another set of lies made up by the local gangsters. The leader of one family and its not a mafia it’s hardly well organized is also head of Human Rights Alert the leading NGO responsible for investigating abuse by the police. His Uncle is the DG of Imphal Police so when he demanded the lifting of AF(SP)A from Imphal city limits purportedly for Sharmila’s satyagraha it was merely to strengthen his family’s bargaining position in the annual theft of the Union pig trough. When they have murdered Sharmila, when they have destroyed completely by plunder rape and theft Manipur all that will be left is to cannibalize the land through drug and gun running until finally the death of Manipur comes through human trafficking the last violation of these treacherous gangsters. If indeed Sharmila is her personal hero it would be helpful if she visited her found out the truth and reported that truth to the world. I know India’s democracy needs to be strengthened but these things come at a price. Few are prepared to take on the local manipuri gangsters. Perhaps that is why Sharmila has chosen me to be her spokesman. I am glad the supreme court is finding its voice. If I can find lawyers to represent Sharmila we can also challenge some of the unconstitutional provisions of her detention.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *