Refugiados butaneses, 100.000 personas sin patria en el Himalaya

Estándar

Nueva Delhi, 10 nov 2006.- La situación de más de 100.000 butaneses refugiados en campamentos de la ONU en el este de Nepal se deteriora sin visos de que puedan volver a su país, del que fueron expulsados en 1992, y con un germen de radicalización calando entre los más jóvenes, según alerta un informe presentado hoy.
La organización india Indian Social Action Forum (INSAF) ofreció en rueda de prensa en Nueva Delhi un documento que recoge las inquietudes de estos refugiados y el temor, que comparte el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), a que los adolescentes que no conocen otra vida más que los campos opten por la violencia.
“Hemos intentado resolver nuestros problemas por medios pacíficos durante quince años, pero ahora estamos enfadados y nos vemos forzados a empuñar las armas”, según un testimonio recogido en el informe.
Los refugiados fueron expulsados de Bután por su rey, Jigme Singye Wangchuck, alegando que causaban inestabilidad por su militancia en el Partido del Pueblo de Bután (BPP, siglas en inglés), que reclamaba democracia.
“Los adolescentes, que han crecido en los campos, se reúnen y piden a gritos que se les proporcionen armas. No es sólo una amenaza contra Nepal o Bután, sino también contra la India“, dijo a EFE un representante del INSAF, Utkarsh Sinha.
La expulsión de estos refugiados, que son de etnia nepalí y religión hindú, aunque estaban asentados en el budista Bután desde hace 200 años, contó con la complicidad de la India, cuyo territorio debieron cruzaron para llegar hasta Nepal.
Pero ahora, según la India, el problema de los refugiados es sólo un asunto bilateral entre Nepal y Bután, que ya han celebrado sin éxito 15 rondas de conversaciones sobre el asunto.
El ministro de Asuntos Exteriores de Nepal, K. P. Sharma Oli, hará a finales de este mes una visita oficial a Thimpu, la capital de Bután, y ha afirmado públicamente que debe lograrse una solución.
Pero una fuente de su Ministerio que pidió mantener el anonimato asumió que no cabe “esperar nada del encuentro” en Thimpu.
Otra fuente de ACNUR, que gestiona los campamentos y elaborará un nuevo censo a mediados de mes, reconoció en privado que se ha perdido la esperanza de repatriarlos.
Los refugiados, sin embargo, prefieren cifrar sus ilusiones en el anuncio del rey de Bután de que abdicará en su hijo y convocará elecciones en 2008 para restablecer la democracia en este pequeño reino del este del Himalaya.
Bután debería repatriarnos y devolvernos nuestra tierra. Si no, o Nepal nos recoge aquí o la India nos deja asentarnos en medio. Si ellos no están preparados para otra opción, deberían lanzar siete bombas sobre los campamentos y exterminarnos”, suplica en un poema Shiva Prasad Pokharel, un refugiado de 80 años, citado por el diario nepalí “Kantipur“.
Los 86.000 expulsados en 1992 son ya 110.000 refugiados y viven en siete campamentos. “La verdad es que su situación es muy mala”, comentó a EFE Anand Swaroop Verma, otro miembro de la INSAF, que ha traído a Nueva Delhi a representantes de los campos para que presenten sus reivindicaciones.
En su informe, la organización alerta sobre una posible deriva del conflicto hacia un escenario parecido al palestino, en línea con otro documento de la ACNUR al que tuvo acceso EFE, que subraya el “aumento de jóvenes radicales” en los campamentos.
Según Verma, casi la mitad de los refugiados son jóvenes “y no quieren seguir allí. Repiten que hay un problema, pero nadie entiende el lenguaje de la paz, y quizá haya contactos con la guerrilla maoísta de Nepal”, en pleno proceso de diálogo con el Gobierno.
En busca de una solución, EEUU ofreció a la ACNUR hace un mes acoger a 60.000 de ellos en su territorio, y propuestas similares hicieron Canadá, Australia y Nueva Zelanda.
Estados Unidos sólo quiere mano de obra barata -criticó Sinha-. Los refugiados son butaneses y sólo quieren volver a Bután. Pero la India no les dejará pasar, porque es el principal aliado del rey de Bután“.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *