016. Horizonte de sucesos

Estándar

Hay una física para las cosas muy grandes.
Hay una física para las cosas muy pequeñas.

Un agujero negro es una gran esfera invisible
que lo engulle todo.

Bailando en su horizonte de sucesos hay kilotones de materia universal,
bailando hasta el final de la noche
y resbalando hacia dentro para siempre.

Es un lugar fascinante, el abismo.

Entre la física de las cosas muy grandes
y la física de las cosas muy pequeñas
hay una flor a punto de nacer.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Ciberespacio (2008)

Estándar

TE LLEVO a un gran viaje de un solo recorrido:
sugerencia de búsqueda, cinética abisal
repleta de encrucijadas.
La luz no tiene tiempo,
pero el tiempo sí podemos llenarlo de luz
arquitectura ósea que te conduce invisible
wandereando y vagabundeando.
Despídete ya a golpes de ratón de tus amigos
-el río se ha llenado de pequeñas linternas
Y un lento remo va meciendo la barca-,
Palabras vacuas o secretos mal guardados
hasta darte un paso fugaz como la pincelada.

Y mientras,
por pura probabilidad la noche va llenándose
de polvos con toda su imperfección hermosa;
un manchón de arena aquí
carne desnuda que desaparece furtiva
que te cierra los ojos, a siete bits por haiku.
Masa muy grande
quizá importante fuera –but now it’s gone.
Ahora te vas fijando en aquellos viejos
hombres históricos alineados en pijama
que antes de marcharse a dormir
desde la orilla escrutan tu deriva
con ojos de no entender las cosas…
Y por debajo, algoritmos igual que peces
van como heraldos anunciando tu marcha
para guiarte hacia tu nueva parada aluvial.
Tuya es la tierra al fin y cuanto está en ella
se vierte a tu nombre en copos de silicio
y luego forma códigos y más tarde oxígeno
y así puedes hincharte con calma esta noche
-susurran-
como si la foto que tienes ante ti,
esos árboles rojos del otoño de Marte
stumble!
esos lentos camellos ante su gran pirámide
stumble!
ese temible trueno nocturno que te estremece
pero del puro placer que te causa imaginarlo,
hubiera llenado tu tiempo de chispazos,
fotón a fotón, lámpara a lámpara,
y de navegar ya tu barca fuera nube
y el remo varita para cada nuevo deseo.
Vintages, pipas lácteas, viejos diwanes árabes;
Silba una ajorca de oro y un vikingo baila
-La bailaora baila, un bebé baila, un bebé nace
Una pareja se engancha, un virus merodea,
Sale el primer ministrclic y así temblando
Se resbalan las letras de tus manifiestos
como aguarrás sobre la colcha de tu cama.
Gatodentrogatofuera,
te vas elevando y ya sin contacto con el agua
porque todo es tan grande y tú eres de nube
y cada contorsión de tu cuerpo nace del aire,
barriga de millón de raíces, fotón a fotón,
cautivas de los besos de los hiperenlaces
volando tan alto y alto hasta alcanzar
hasta escampar -¿ya lo ves?- un campo sideral de luz azul
entre la niebla
.
Welcome, se escribe en tiempo real, haz luminoso.
Llegaste a mi mundo.
Mi mundo vertical, tan cierto como el vuestro.
Ciberespacio, mi territorio que conozco y amo.
Y esto es lo que yo llamo mi hogar.
.
A tu lado, lámpara a lámpara, han venido
otros viajeros del río y su sostén de peces vivos
sus barcas nubilosas y sus noches desveladas
a la caza de su oportunidad.
También ellos miran con pinta de estar aluzinados
Este mar de estrellas.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail