11 El redentor

Estándar

No basta con que te crean, yo necesito que te amen,
Tú eres el salvador de los hombres,
Ahí sentado ante el espejo,
mientras te visto con tu túnica de seda
veo el rostro de un hombre que da esperanza al resto,
representante de un conocimiento único,
heredero de una larga estirpe de sabios, de profetas.
Con tus brazos extendidos, tu barba luenga,
tu melena rizada y separada del rostro por una cinta morada,
no sé si eres un emisario de dios o un mariscal de hombres,
pero tú eres la reencarnación que tanta gente espera,
tu voz es un estruendo silencioso,
un bramido que pone en marcha mundos nuevos,
tu palabras sanan el dolor de espíritu.
Deja que te ciña esta corona,
ahí frente al balcón hay mucha gente mirando,
periodistas, devotos, policías que besan tu cruz
mientras vigilan que nadie les mira.
El mundo espera tu gesto milagroso,
la resurrección del pensamiento,
la vuelta al paraíso con solo sentirte.
Hoy vas a hacer estallar los contadores de audiencia,
hoy las amas de casa querrán amarte sin saber contarlo.
Hoy es el día en el que arreglarás el mundo.
Ahora deja que te lave los pies,
que te ponga estas ásperas sandalias,
deja que te acerque ese cayado,
tú eres nuestro pastor, tu toga es nuestro abrigo,
has venido aquí para salvarnos con tu amor infinito.
Yo necesito que ahí fuera toda esa gente te ame
cuando les hables de su memoria ante las cámaras,
cuando les reconfortes en televisión con su futuro,
Les toques y ellos, gimiendo,
decidirán no ducharse nunca más para guardarte consigo.
Ahora dame un beso en la frente y camina despacio,
tú eres la fuente de la dicha, el frutal cuyo fruto no termina
tu presencia es sentida y simplemente llena.
Quiero que salgas ahí fuera, al patio
donde millones de personas esperan tus palabras sabias,
el gesto adusto y solemne que les dejará calmar la sed,
reemprender la marcha, conciliar el sueño.
Es hora de redimirnos a todos y salvarnos.
Déjame abrir las puertas y sal ahí fuera, ahora,
extiende tus manos como Moisés ante el mar,
como San Pedro el pastor ante su grey,
rey de los pueblos por los siglos de los siglos,
y háblales
y cálales con tus palabras como la lluvia en verano.
Diles: “En nombre de Yahvé, benditos seáis todos,
quedáis bendecidos.
Yo soy Micael, vengo de Raticulín,
13 millones de naves espaciales se aproximan al mundo”

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Los sij aprovechan visita de Sarkozy para reivindicar su derecho al turbante

Estándar

Nueva Delhi, 26 ene 2008.- La visita a la India del presidente Nicolas Sarkozy ha sido aprovechada por los sij indios para reivindicar su derecho a llevar turbante en Francia, donde esa prenda está prohibida en las escuelas por su carácter religioso.
Sarkozy llegó este viernes a la India en una visita que ha servido para afianzar la relación militar, económica y de cooperación entre ambos países, pero durante la cual hubo amplio espacio para discutir la situación del turbante en Francia.
Tanto el primer ministro indio, Manmohan Singh (de religión sij), como el líder de la oposición, Mulayam Singh Yadav, pidieron a Sarkozy que levante las restricciones del turbante, a lo que el presidente de Francia respondió que no existe una “prohibición” de la prenda en su país.
“Lo que dice Sarkozy es técnicamente correcto, pero no en la práctica. Porque los sij debemos quitarnos el turbante para hacernos fotografías oficiales y, sobre todo, porque los niños sij no pueden llevar el turbante a la escuela”, dijo a Efe la presidenta de la organización “Sij Unidos”, Mejinderpal Kaur.
La prohibición de llevar turbante en los colegios fue impuesta por las autoridades francesas en el año 2004, por estimar que es un símbolo religioso incompatible con los principios de la enseñanza laica.
La ley, que afecta también al “hiyab” o pañuelo musulmán, las cruces cristianas de gran tamaño o las judías estrellas de David, ha crispado a los sij, poco dispuestos a renunciar a un elemento que consideran parte de su identidad.
A raíz de la prohibición, la organización “Sij Unidos” comenzó seis procesos judiciales en Francia, aunque los jueces los desestimaron, y ahora ha decidido acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos y al Comité de Derechos Humanos de la ONU.
“Tenemos derecho a llevar turbante. No tenemos nada contra Francia, pero nuestro Primer Ministro tiene que hacer algo para cambiar las cosas”, dijo Kaur.
Para los sij, ese tocado es un elemento de identidad irrenunciable, relacionado con la prohibición de cortarse el pelo (“kesh”) que rige durante toda su vida y es una de las famosas cinco “kas” de su religión.
Los aproximadamente diez millones de varones sij del mundo deben además llevar consigo un peine de madera (“kash”), unos calzoncillos especiales (“kaccha”), un brazalete de hierro (“kara”) y una espada al cinto (“kirpan”).
“Para un sij, quitarse el turbante es como quedarse desnudo frente a los desconocidos -mantuvo Kaur-. No es sólo un signo religioso, como dicen los franceses, sino un requerimiento obligatorio. Manmohan Singh nunca se lo quita”.
Manmohan, un veterano y respetado político de 75 años, acude a las reuniones internacionales y a los actos públicos luciendo una densa barba y enfundado sin excepción en su característico turbante azul celeste.
Pero, según Kaur, la religión sij de Manmohan Singh es menos determinante que el hecho de que sea Primer Ministro: “es el líder de este país, donde hay 19 millones de sij, y debe protegernos”, declaró.
Aunque Francia y la India se consideran “aliados estratégicos” y estos días han tenido tiempo para afianzar su colaboración en distintos terrenos, ambos países difieren en su forma de concebir el laicismo.
Según el intelectual y premio Nobel Amartya Sen, en el secularismo indio predomina la neutralidad religiosa, mientras que el laicismo francés, más militante, propone la ausencia de la religión en la actividad del Estado.
Con la vista puesta en la visita de Sarkozy, los sij indios, que suponen más del 90 por ciento de los seguidores mundiales de esa religión, protagonizado varios actos de protesta contra la prohibición, que en palabras de Kaur convierte la práctica religiosa en una “actividad a tiempo parcial”.
“Lo gracioso de todo esto es que Sarkozy habló hace unos meses en la ONU en defensa de la diversidad religiosa -concluyó Kaur-. Decir a un niño que puede elegir entre llevar o no turbante es como decirle que puede elegir entre ser bueno y no serlo. Que se enteren: los sij no nos quitamos el turbante”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El satanismo crece en el noreste de la India al ritmo del “rock and roll”

Estándar

Nueva Delhi, 2 feb 2007.- Biblias quemadas, templos saqueados y cementerios profanados alertan del creciente culto satánico en el estado nororiental indio de Mizoram, de mayoría cristiana, donde las autoridades religiosas consideran que estos incidentes son consecuencia de la cultura occidental entre los jóvenes.
“Los primeros culpables somos los propios sacerdotes, que tenemos que guiar a la gente con más sabiduría. Estos jóvenes actúan movidos por la influencia de la televisión, las drogas y el auge de la cultura occidental, incluido el rock and roll“, dijo a Efe un alto cargo presbiteriano que pidió el anonimato.
En Mizoram, la primera señal de alarma del brote de satanismo tuvo lugar en julio de 2006, cuando la iglesia presbiteriana de Kawnpui Hmar fue objetivo de los vándalos, que destrozaron las biblias, profanaron el altar y vertieron gotas de sangre por el suelo.
Más tarde, cinco jóvenes fueron detenidos por ser filmados semidesnudos dentro de una iglesia en las afueras de la capital regional, Aizawl, aunque declararon después que el rodaje tenía como fin la realización de una película “antisatánica“.
Y el 5 de enero pasado, un grupo de creyentes que acudía a misa descubrieron al entrar en la iglesia una cruz invertida, símbolos satánicos y unas tijeras clavadas en la Biblia, después de haber escuchado durante toda la noche cánticos y rezos con frases como “adoramos a Satán y a él iremos al morir”.
En declaraciones a Efe, el secretario regional de la iglesia presbiteriana, Lalhmangaiha, rebajó el nivel de alarmismo y afirmó que los actos son “aislados” y provienen sólo de “jóvenes borrachos y drogadictos” de aldeas remotas, aunque reconoció que la institución está “preocupada” por el vandalismo.
Pese a las palabras de Lalhmangaiha, un informe hecho público recientemente por la Universidad Teológica de Aizawl recogió las testimonios de algunos chicos relacionados con los rituales, lo cual da que pensar.
“Nos sentamos en silencio en nuestras casas y rezamos a Lucifer”, confesaron.
El informe fue la respuesta presbiteriana a un sondeo encargado en diciembre por el semanario local “Zoram Today“, que cuantificó en 120 los jóvenes idólatras de Satán, “sólo en un distrito de la capital, sin distinciones de clases”, debido a “las películas, los libros y la música a la que tienen acceso”.
“Algunos satánicos tienen un alto nivel educativo y buenos trabajos, toman parte en actividades religiosas de la comunidad y se abstienen de tomar drogas y alcohol”, concluyó el semanario.
Sin embargo, según el informe universitario, para los fieles del diablo de Mizoram, mayoritariamente adolescentes, es obligatoria la práctica en sus rituales del sexo contra natura e incestuoso, y el uso de drogas psicotrópicas e intravenosas.
“No sabemos cuántos son con exactitud -dijo a Efe la fuente religiosa-, aunque los causantes de estos actos no son ni mucho menos mayoritarios”.
El nuevo brote de satanismo demuestra sin embargo que en Mizoram, un pequeño estado indio donde los cristianos suponen un 90 por ciento de la población, el culto a Lucifer es algo más que un accidente, tras los primeros indicios registrados en el año 2000.
En ese año, otro informe desveló, entre otras cosas, la experiencia de un viejo párroco que descubrió, dentro de un cementerio, a un grupo de bachilleres que invocaban al demonio en torno a la calavera de un mono con la inscripción “Natas si Dog” (“Dios es Satán”, leído al revés en inglés).
El informe de 2000 motivó un aumento de la vigilancia policial, pero la iglesia presbiteriana se apresta ahora a tomar sus propias medidas, para, según la fuente consultada por Efe, “evitar que vuelvan a ocurrir estos hechos tan infortunados” entre los jóvenes.
“De las semillas podridas que plantamos no nacen plantas. Estos tiempos requieren que practiquemos los valores de la familia y dediquemos nuestros esfuerzos al cuidado de los hijos”, dijo el vicepresidente de la universidad ATC, el reverendo Vanlalchhuanawma, citado por la agencia india IANS.
Aunque en Mizoram, el estado indio con más fumadores, el quid de la cuestión reside quizá en las declaraciones de Muana, un ex miembro de la secta: “Los miembros de nuestro grupo usaban drogas intravenosas. Queríamos rebelarnos contra la sociedad y por eso atacamos la iglesia”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Sri Sri Ravi Shankar

Estándar

Su mirada preside las calles de las ciudades indias, en pósters colocados por una cohorte de fieles seguidores dispuestos a cumplir al pie de la letra cualquiera de sus órdenes. Dirige la fundación “Art of Living“: “una organización que ayuda a la gente a vivir mejor y a acabar con el estrés, a terminar con la violencia y traer de vuelta los valores humanos”, la define. Los dignatarios y los dirigentes religiosos mantienen para él las puertas abiertas y él, Sri Sri Ravi Shankar, es posiblemente el líder religioso más reverenciado de la India décadas después de “inventar” el ejercicio de yoga “Sadan Sankirua“. O eso vende su curtido gabinete de prensa.

¿Qué hace diferente al Sadan Sankirua?

Es una técnica de yoga que vino a mí como un poema, como un regalo. Es una técnica respiratoria que ayuda a eliminar los sentimientos negativos y ayuda a la gente a rehabilitarse. De hecho, fue la técnica que utizamos tras los atentados de los trenes… Me refiero a los de 2004 en Madrid, claro. Tenemos un centro en Madrid y otro en Las Palmas, además de varios en Latinoamérica, en los que nuestros profesores desarrollan el programa de la organización.

Parece que la gente en Occidente está cada vez más dispuesta a incorporar conocimientos como el yoga. ¿Cuáles son a su entender las razones?

Porque el yoga es un compendio de saberes prácticos, que dan resultados inmediatos y mejoran la vida. Los occidentales son inteligentes, y están dispuestos a adoptar todo aquello que mejore sus vidas.

¿Y cómo podría mejorar la vida de los occidentales?

La gente de aquellos países está dándose cuenta de los peligros de una dieta poco saludable y la preponderancia de los alimentos fritos. Hay cada vez una mayor concienciación sobre la salud física y psíquica. La gente ha descubierto que no es bueno tomar tanta cafeína, fritangas y productos procesados, y está incorporando al menú comidas naturales y orgánicas. No es casualidad que haya cada vez más vegetarianos.

¿De ahí que vuelvan sus ojos a la India…?

Claro. Hay algo de lo que todos queremos ser parte: la experiencia y el conocimiento de lo más elevado. Y el yoga o la meditación son saberes prácticos que les dan resultados inmediatos, una característica muy apreciada por las personas en occidente.

No como en India.

No. En occidente, la gente quiere que las cosas ocurran rápido.

Aquí en la India hay muchas personas que le admiran, pero hay también quienes critican el cobro de tarifas excesivas por enseñar el “Sadan Sankirua”.

Sí, hay quien lo dice. Pero mantenemos programas de cooperación en los pueblos pobres, donde la gente recibe gratis nuestra enseñanza. Y cuando lo enseñamos gratis a la gente sin recursos, el saber adquiere más valor.

Otro asunto que llama la atención respecto a su figura es el culto a la personalidad. La gente viene y le contempla, se sienta junto a usted y pide bendiciones. ¿Cómo le afecta todo esto?

Es que tengo un doble papel. Por una parte, desarrollo la espiritualidad religiosa hindú. Y, por otra parte, llevo esa espiritualidad a todos los seres humanos. Es una cuestión de valores religiosos con dos vertientes. Y el culto a la personalidad es un hecho cultural en la India: no hay nada malo en que la gente venga y se siente en el suelo para verme.

Pero esto, ¿no le incomoda?

Siempre me siento cómodo. Es algo muy habitual en la India, y no hay razón para sentirse incómodo con ello. Mi interacción con mis seguidores se basa en un hecho cultural que no tiene nada que ver con el culto a la personalidad. En la India tocamos los pies a las personas de más edad. Todo el mundo lo hace, incluidos los niños con sus madres. Es nuestro modo de mostrar respeto. Aquí para saludar nos inclinamos hasta el suelo.

Usted ha emprendido iniciativas para acercar a los intocables (descastados) y los brahmanes. ¿Con esto reconoce que existe un problema de castas?

Todo el mundo acudió al encuentro, tanto los intocables como las castas hindúes. Claro que hay un problema: los dalits disfrutan de ciertos privilegios oficiales. Las castas hindúes están listas para terminar con ese sistema, pero no los dalits, que se aferran a esos ascensos por decreto o a sus cuotas de reserva de empleo. Los políticos, en lugar de eliminar el sistema de castas, lo han hecho más fuerte con estas medidas. Así que de lo que se trata es de juntar a las dos partes. Nosotros hemos sido los primeros en lograr esa aproximación. Nuestros actos han sido históricos.

Usted comparó las religiones con la cáscara de un plátano. ¿Qué quiso decir?

Quise decir que las religiones son algo necesario. Pero para comprender su esencia, que es la espiritualidad, hay que deshacerse de la cáscara.

¿Qué deberían hacer las religiones para unir a la gente?

Deberían volverse menos fanáticas y temerosas de las demás. Sí: menos fanáticas y menos temerosas. Debería existir una interacción entre todos. Acabar con este mensaje de que la religión propia es el único camino hacia el cielo, o de que todos aquellos con una opinión distinta irán al infierno. Hay que eliminar estos conceptos.

Y esto que dice de las religiones, ¿es aplicable a los conflictos, las culturas, los pueblos?

Sirve para todo.

¿El yoga puede ayudar?

Claro. Mucha gente ya se ha dado cuenta.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail